El campo para nosotros es fundamental, pues no es un secreto que se trata de una de nuestras razones de ser: el origen de la materia prima de nuestros vinos. En Godelia estamos enamorados de nuestras viñas y es algo que queremos transmitiros, para haceros participes de ello y que podáis llegar a sentir por estas un cariño parecido al que nosotros les profesamos, porque, sin ellas, nada sería posible. Es precisamente gracias a nuestro viñedo, entre otras realidades y procesos, por lo que en Godelia podemos ser capaces de crear momentos y celebrar emociones. Y estamos muy orgullos de ello.

 

Desde el nacimiento de nuestro blog nos hemos abierto en canal y queremos mostraros la máxima cercanía con la mayor transparencia. Tenemos el firme deseo de involucraros al máximo en todo el proceso de elaboración de nuestros vinos y, como ya os confesábamos, que nos sintáis cerca, mientras disfrutáis de la esencia de nuestra bodega y de nuestros productos. Una de estas propuestas, si recordáis, era la de la experiencia de viajar virtualmente a nuestras viñas, en pleno corazón del Bierzo y del Camino de Santiago. Periódicamente vamos a tratar de trasladaros a este único lugar. Precisamente, hoy os deseamos contar qué está pasando en nuestro viñedo. Intentaremos no hacerlo de forma muy técnica para que cualquiera pueda disfrutarlo y enamorarse de él.

 

Godelia Viñedo Tierra

 

Estamos ya en pleno verano y ahora las viñas están preciosas. Pero, antes de llegar al momento actual, los últimos meses han sido muy importantes y decisivos para nosotros. La primavera ha resultado ser muy lluviosa, de forma que la hierba ha crecido bastante más que otros años.

 

Poda en verde

La primera labor que hemos llevado a cabo y que queremos destacar es la poda en verde. Durante ésta, hemos planificado la futura cosecha. Es el momento de, mientras eliminamos los brotes infértiles y toda la carga sobrante, determinar la parte de la cosecha que vamos a mantener y dónde, definiendo además la poda de invierno de la próxima campaña.

 

En otro orden de cosas, cabe matizar que nuestro modo de trabajo del suelo es con cubierta vegetal, manteniendo así un suelo vivo y un entorno más sostenible para nuestras cepas. Las labores de desbroce son una constante durante todo este tiempo, por lo que uno de los tractores está continuamente desbrozando las espalderas, a la vez que dos personas realizan la misma tarea a mano en las viñas viejas. Al mismo tiempo, continuamos repasando la poda en verde eliminando toda la vegetación que nos molesta, puesto que tener la viña aireada es el mejor tratamiento frente a ciertas enfermedades.

 

Godelia Viñedo Espalda

 

Otra etapa importante es el momento en el que comienza la actividad vegetativa, con ella también empiezan las preocupaciones en cuanto al estado sanitario del viñedo. El control visual diario es necesario, ya que una infección temprana de mildiu larvado puede ser devastadora. Afortunadamente, en Godelia no hemos tenido ningún susto que lamentar.

 

Por otra parte, en esta misma línea, las tormentas sufridas durante las últimas fechas nos tienen bastante alerta, ya que se están dando las condiciones perfectas para el desarrollo de mildiu y black rot. Por suerte, de momento, tampoco hemos apreciado nada grave.

 

Momento actual de los racimos de uvas

En la actualidad, las viñas se encuentran en estado de guisante/ cierre de racimo, en el que las bayas están alcanzando su tamaño final.

 

Godelia Viñedo Manos Racimo Guisante

 

Dentro de poco llegaremos al envero, momento en el que se produce el cambio de color de las uvas, que nos indica la cuenta atrás hacia la vendimia. A partir de entonces, debemos seguir vigilando las posibles enfermedades, así como continuar controlando la vegetación, en forma de deshojados, despuntados, etc., en función de las distintas condiciones meteorológicas. Tenemos que buscar el equilibrio entre fruta y vegetación  y así asegurarnos llegar a la maduración que buscamos.

 

Como veis, todo un apasionante proceso del que esperamos haberos contagiado nuestra ilusión. Confiamos en haberos trasladado por unos minutos a nuestras viñas y haberos hecho partícipes de primera mano de todos esos procedimientos que estamos llevando a cabo. Poco a poco os iremos dando más detalles. ¡Ya no queda nada para la vendimia!