La vendimia 2018 ya ha terminado. ¡Hemos acabado! El final de la recolección de nuestra cosecha es un momento muy importante y emotivo que pone el punto y seguido al duro trabajo realizado durante las últimas semanas. Algo que en Godelia nos apetece compartir con todos vosotros, porque, de una forma u otra, también formáis parte de este bonito y mágico proceso. Ya os hicimos partícipes del inicio de la vendimia, cuando empezamos a recoger  las uvas que darán vida a nuestro vino espumosoGodelia Cuvée. Ahora es el instante perfecto para resumir cómo hemos vendimiado las variedades godello y mencía, con las que elaboraremos el resto de nuestros vinos, mientras os contamos otros detalles, que creemos que pueden resultaros interesantes.

Pese a haber finalizado con la vendimia, no podemos relajarnos, porque todavía tenemos un duro y largo trabajo por delante en bodega. No obstante, ahora que ya está toda la uva dentro de la misma, es tiempo de servirnos una copa de Godelia y de reflexionar sobre qué hemos hecho bien y qué podemos mejorar de cara a la próxima cosecha, pues es vital para obtener ciertos aprendizajes y continuar progresando.

El año 2018 ha sido un tanto raro. Como ya os adelantamos, en el post en el que hablábamos sobre nuestra viña en el mes de julio, comenzamos la campaña muy alerta con una primavera lluviosa, hecho que provocó algunas infecciones de mildiu. Afortunadamente, estas estuvieron controladas y en ningún momento llegaron a afectar a los racimos. Eso sí, durante la floración, las abundantes lluvias nos tuvieron un par de noches sin dormir. ¡Qué estrés! Más allá de esto, a grandes rasgos, podemos decir que fue una campaña sana, gracias a tener mil ojos en la viña.

 

Godelia Vendimia 2018

Vendimia 2018

Más allá de esto, la vendimia de este año ha sido anormalmente lenta y tranquila, lo que nos ha llevado a pasar por una especie de estado de tensión contenida.  Igualmente, hemos gozado de buena fortuna. ¡No dábamos crédito a la suerte que estábamos teniendo con el tiempo, que nos respetó hasta la última jornada! Casualmente, empezó a llover un día después de traer a bodega el último tractor de mencía. ¡Por los pelos! ¡No nos lo podíamos creer!

 

Godelia Vendimia 2018

Hay que destacar que una vez que terminamos de recolectar las uvas para nuestro vino espumoso Godelia Cuvée, que ya os habíamos contado, comenzamos a vendimiar la variedad de uva godello. Bufff, permitidnos la licencia, pero ya os podemos adelantar, con mucha ilusión, que los godellos han sido especialmente buenos este año. Estamos pletóricos con la calidad de lo que será el Godelia Selección Godello 2018. Actualmente descansa en los huevos de cemento-depósitos de este material, con forma ovoide-, esperando la llegada de las barricas, que lo albergarán durante los próximos 8 meses. Estupenda acidez, complejidad y boca, lo que nos hace inmensamente felices, sobre todo tras el varapalo de las heladas del año pasado.

 

Godelia Vendimia 2018

Godelia Vendimia 2018

Godelia Vendimia 2018

Las uvas variedad mencía han entrado poco a poco. Las más viejas se han portado, como siempre. Hemos tenido un estado sanitario óptimo, buenas maduraciones y una acidez correcta.

En cuanto a las más jóvenes, han sido un poco más rebeldes. La maduración se ralentizó un poco y tenemos una media de graduación alcohólica un poco más baja de lo habitual. Eso sí, mucha más frescura, lo que nos encanta.

Ha sido un año de «selecciones». Además del blanco, tenemos abiertas 4 barricas de tinto fermentando, el  Godelia Selección Mencía, que serán prensadas durante estos días. Además, como novedad, hemos elaborado por primera vez una parte de ellas con raspón. Estamos deseando que probéis el resultado. ¡A nosotros nos fascina!

 

Godelia Vendimia 2018

Tal y como advertíamos, el ritmo de trabajo ha bajado, pero no hemos acabado. Los blancos han terminado de fermentar y los tintos aún están en ello. En estos precisos momentos estamos «descubando» poco a poco y dando paso a las bacterias lácticas, que serán las protagonistas del próximo acto, la fermentación maloláctica.

En definitiva, estamos muy contentos y, en general, completamente satisfechos con todo nuestro trabajo, esfuerzo y con el resultado final. La verdad es que hemos abordado esta vendimia con tranquilidad, pero sin pausa. La experiencia es un grado y, aunque todas las vendimias son diferentes y en cada una de ellas seguimos aprendiendo, lo cierto es que tenemos la gran suerte de amar lo que hacemos. ¡Y, para poner el broche final, como ya es habitual, brindamos con vosotros por todo ello! ¡Salud!